MEMORIA DE LOS TRATAMIENTOS DE CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN DEL CRISTO DEL PERDÓN Y LA POBREZA DE FERNÁN NÚLEZ


La imagen del Crucificado del Perdón y la Pobreza procede de la Parroquia de Santa Marina de Fernán Núñez, a la que llegó como donación del deán José Blanco Sancha en el año 1919.


En la Iglesia Católica, el deán era el párroco de la iglesia más importante de la ciudad. Tras la fundación de los cabildos catedralicios, se llamó deán al sacerdote que presidía a los canónigos y posteriormente designó una dignidad del cabildo. Un canónigo es un eclesiástico provisto de una canonjía y en términos jurídicos, es asesor del obispo. 


En las resoluciones de ámbito eclesiástico de la GACETA DE MADRID se publicaba el Real Decreto de 25 de septiembre de 1905, nombrando para la Canonjía vacante de la Santa Iglesia Metropolitana de Granada, al Presbítero Doctor Don José Blanco y Sancha, Cura ecónomo del Salvador y Santo Domingo de Silos de Córdoba.




Sin embargo, la antigüedad de esta imagen se podría situar a finales del siglo XVIII o principios del XIX. Y el origen de la hermandad del Cristo del Perdón se remonta a 1974, desde entonces la imagen se procesiona a hombros en estación de penitencia en la madrugada del Viernes Santo.

Sobre los años 60 del siglo XX, el Crucificado del Perdón fue trasladado a la nueva parroquia de la Veracruz, la cual se había levantado de nueva planta sobre una antigua ermita. 

El Santísimo Cristo del Perdón y la Pobreza es una imagen de talla completa de Cristo crucificado muerto. Una imagen de correcta factura tallada en madera y policromada.


Un crucificado de cuatro clavos, según la moda que el maestro pintor Francisco Pacheco trataba de imponer a sus discípulos en el siglo XVII. Y es que hasta el siglo XIV, la representación habitual era con cuatro clavos, para representar al crucificado acorde a las revelaciones de santa Brígida.

De la historia material del Cristo del Perdón y la Pobreza pensamos ha sido sometida a varias reparaciones. Especialmente después  del derrumbe de la ermita de la Vera Cruz el 1 de julio de 1957, cuando la ermita quedó totalmente destruida y la imagen del crucificado seriamente dañada.




El aspecto que presentaba el Cristo era, por tanto, el resultado lógico del paso del tiempo y sus acontecimientos, siendo sus causas principales de  degradación:

    daños acumulados en su historia material,
    daños producidos por su funcionalidad religiosa.

Todos estos daños resultaban muy evidentes, por lo que precisaba de una profunda y consecuente restauración, que se realizó en la segunda mitad del año 2007 y finalizó a principios de 2008. 



A continuación pueden conocer la MEMORIA GRÁFICA DE LOS TRABAJOS DE CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN del CRISTO DEL PERDÓN Y LA POBREZA:




Entradas populares