425 años de Calvario en Cabra (1587-2012)


"En el año del Señor de mil quinientos y ochenta y siete años se fundó la Cofradía del Santo del Calvario y dentro de dos años le hicieron la casa en el sitio que hoy está y el año de mil y seiscientos y diez y nueve años se comenzó la casa y la sacristía y se acabó el año de mil y seiscientos y veinte y dos años y la hizo el licenciado Benito de Vargas a su costa siendo hermano mayor y se dijo la primera misa el primer viernes de Cuaresma de este año y la dijo cantada el licenciado Callejas, rector y cura de la iglesia mayor de esta Villa..."

Así se describe el origen y circunstancias de la fundación de la Cofradía del Calvario en un libro de cabildos y cuentas de la extinta cofradía de Nuestra Señora de Belén y tal como se redactó en su día. Y es que el legado histórico, cultural y religioso de una ciudad como la nuestra, tienen en la antigua Cofradía del Calvario una de sus más antiguas y señeras hermandades.
Las cofradías penitenciales egabrenses nacen en fechas muy tempranas si las comparamos con otras de la misma diócesis cordobesa. Entre 1542 y la citada fecha de 1587 se fundan en Cabra las cofradías que conformaban la Semana Santa del siglo XVI: la de la Veracruz, la de la Soledad y Quinta Angustia, la del Nazareno y, como hemos referido, la del Santo Calvario. Las fuentes documentales señalan que al poco de su fundación (prácticamente al año siguiente) las cofradías del Nazareno y del Calvario se unirían, y pasan a citarse por su doble título, o sólo por unos de ellos: del Santo Calvario, o bien de los Nazarenos. A partir de 1620, se impondrá el título único de Cofradía de Jesús Nazareno.


Pero antes de la fundación de la cofradía del Calvario, ya se realizaba en Cabra la ceremonia del Descendimiento, en la que encontramos sus orígenes, en la tarde del Viernes Santo. Dicho descendimiento se haría con la imagen del Crucificado de la antigua Cofradía de Santa Lucía establecida en el Convento de Santo Domingo y a la que sustituyó la nueva imagen del Cristo del Calvario. Aquel Cristo de Santa Lucía es el actual Cristo del Socorro, vulgo del Silencio de Cabra.

Así la antigua Cofradía del Calvario incorporada a la del Nazareno saldría de procesión al amanecer del Viernes Santo desde su ermita de San Martín, con dirección a la parroquia Mayor de la Asunción donde hacía estación de penitencia. Posteriormente la comitiva se dirigía a las afuera hacía la loma cercana llamada El Calvario y en cuya cima se encuentra su ermita (1622). Allí se representaba el "paso del descendimiento de la cruz" y en el transcurso del mismo, el prior del convento de dominicos pronunciaba el "Sermón del Descendimiento" que era seguido por los fieles allí congregados. A su término, se inciaba la procesión del Santo Entierro, que salía sobre las seis de la tarde desde la ermita del Calvario y se recogía de nuevo en la de San Martín reccorriendo la distancia aproximada de unos 1.000 metros. Curiosamente una distancia equivalente a los 1.321 pasos que se supone separaba el pretorio de Pilatos del Monte Calvario, como la que habría en otros antiguos viacrucis inspirados en Tierra Santa, como el de Sevilla entre la casa de Marqués de Tarifa y el humilladero de la Cruz del Campo.

Desde el siglo XII los peregrinos escribieron sobre la "Vía Sacra", como una ruta por la que pasaban recordando la Pasión. Fueron los Franciscanos los primeros en establecer Vía Crucis, ya que a ellos se les concedió en 1342 la custodia de los lugares más preciados de Jerusalén, y hasta el siglo XV la dirección en la que se se recorría muchos de estos viacrucis era comenzando en el Monte Calvario y retrocediendo hasta la casa de Pilato.
El Cristo del Calvario de Cabra es una imagen de crucificado sobre cruz plana de finales del XVI, obra anónima de estética granadina de tamaño algo menor al natural y que originalmente tenía los brazos articulados para poder hacer el ritual de desenclavamiento y posterior entierro, depositándolo en una urna o sepulcro de madera. Así se estuvo haciendo desde 1586 hasta 1773, momento en el cual se estrena en Cabra una nueva urna o sepulcro de plata y con ella una nueva imagen de Cristo Yacente. Desde entonces el Cristo del Calvario dejaría de procesionar en el Santo Entierro, pero seguiría participando en el "paso del Descendimiento", hasta 1893, practicamente tres siglos, el Cristo del Calvario sería desenclavado en los oficios del Viernes Santo.


Como en tantos otros sitios de Andalucía, la autoridad eclesiastica prohibiría estas representaciones. En Sevilla entre 1582 y 1604 se representó el paso del Descendimiento, se hacía a las 3 de tarde del Viernes santo, y que con una imagen de Cristo también articulada que se depositaba en un sepulcro que saldría después en procesión. Son muchas las coincidencias y parecidos de la Semana Santa antigua, tantas que es fácil observar que todas obedecen a un planteamineto común, que sólo se va diferenciando y caracterizando, con el paso de los años.

Con la prohibición del "Paso del Descendimiento" la imagen del Cristo del Calvario de Cabra cae en el olvido y sus antiguos cofrades, se integraran definitivamente en la del Nazareno. Tendría que pasar casi otro siglo, hasta que un grupo de jóvenes reorganicen la antigua cofradía del Calvario y su imagen de Cristo vuelva a ser titular de una hermandad, a la que incorporán una nueva imagen de Dolorosa, Ntra. Sra del Rosario, Madre de la Iglesia. Desde entonces Calvario y Rosario materializaron las aspiraciones cofrades de los jóvenes de los años 80, y que en nuestra ciudad fructificaron en varias nuevas hermandades.
Pero habría que esperar hasta el año 1987 y a la aprobación definitiva de sus Estatutos para ver de nuevo al Cristo del Calvario por las calles de Cabra, pero ahora en su versión de Crucificado y no Yacente, pues en 1980, el escultor Manuel Escamilla le fijaría sus articulaciones. Desde entonces, el crucificado del Calvario es protagonista junto a su Madre de la Concepción y Ntra. Sra. Del Rosario bajo palio de la Noche del Lunes Santo egabrense.

Esta es en síntesis y de forma muy resumida, la larga historia de la Cofradía del Calvario de Cabra, que tiene una historia paralela en la Pontificia y Real Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Stmo. Cristo del Calvario y Ntra. Señora de la Presentación de Sevilla, quienes recientemente invitaron a la cofradia egabrense a participar en los actos del Año Jubilar con motivo del 400 aniversario de la realización de su espléndida imagen titular.

Cuatro siglos de Calvario en Sevilla y cuatro siglos de Calvario en Cabra, que son exactamente 425 años (1587-2012), para una imagen y una cofradía que son santo y seña en la Semana Santa egabrense.

Comentarios

Entradas populares